martes, 5 de junio de 2012

"El que obedece no se equivoca"

"El que obedece no se equivoca". Es la frase más horrenda y más estúpida que existe a mis ojos. Las personas que piensan así son bastante predecibles y está claro que no piensan por sí mismas. Solo hacen lo que alguien moralmente superior a ellos les dicta o dice, tienen una mentalidad de borreguitos y ovejas y suelen ser bastante cerradas de mente, aceptando únicamente lo que les digan los que tienen influencia sobre ellos y suele ser bastante inútil discutir o entablar conversación con ese tipo de personas, no son para nada interesantes. Lo peor de todo es que realmente sí se equivocan, pero si y solo si se equivoca quien les dice que hacer. Que algo se deba, sea correcto o sea un error o no es bastante relativo, depende del punto de vista, he ahí por qué nunca puede ser cierto esto, ya que no todos piensan igual. El único que tiene derecho a decidir que hacer con su vida es uno mismo, porque nadie te conoce mejor que tú mismo, el resto solo tiene derecho a opinar si quiere y aconsejar. Sinceramente, a veces me doy cuenta que estoy rodeado de personas que piensan así y siento que no es mi sitio, busco algo más, busco la verdad, busco el por qué de las cosas, busco el saber y busco razones, y sinceramente he llegado bastante lejos, me doy cuenta de cosas que la gente es incapaz de ver y donde otros ven paredes yo veo caminos. Se ser empático por el mero hecho de que soy capaz de analizar a las personas por sus tics, comportamientos o por su forma de pensar. Se como suelen actuar en determinadas situaciones y con poca cosa más ya me puedo imaginar el tipo de vida que llevan. Muchas veces me ha ocurrido que oyendo hablar a gente a mi alrededor noto que están vacíos, que no tienen interés por nada y solo piensan en divertirse yendo de fiesta y pocas cosas más, hablan y simplemente no transmiten o son incapaces de llegar más allá. Me he topado con gente que a pesar de estar alguien diciéndole una verdad más que evidente son incapaces de verla y no se bajan del burro, porque es lo que le han dicho quien quiera que sea su ser moralmente superior y lo que dice esa persona va a misa. Después ocurre que por alguna razón u otra esa persona moralmente superior se acaba contradiciendo o dice otra cosa y la otra persona cuyo lema es "el que obedece no se equivoca" llega a decir me equivoqué. Me ha pasado cientos de veces y cada vez que eso ocurre sonrío malévolamente por dentro por tener educación y no reirme en la cara de dicho tipo de personas y me regodeo en mi momento de una vez más tengo razón. Realmente quien obedece sí se equivoca, porque quien quiera que sea la persona (o personas) moralmente superior que dirige tu vida es también de condición humana, y por tanto, al igual que todos se puede equivocar, y quien le obedece carga con su error. Un ejemplo muy sencillo es el llamado experimento de Milgram, que es como se llamaba el psicólogo que realizó dicho experimento donde se ponía a prueba la conducta del ser humano bajo la obediencia de una autoridad de forma que éstos se enfrentasen a los propios ideales de la persona. El experimento sí fue un éxito pero los resultados que dieron eran bastante desesperanzadores. Os pongo por aquí lo que años después escribió uno de los que formaron parte de dicho experimento en calidad de "objeto con el cual experimentar": "Fui un participante en 1964, y aunque creía que estaba lastimando a otra persona, no sabía en absoluto por qué lo estaba haciendo. Pocas personas se percatan cuándo actúan de acuerdo con sus propias creencias y cuándo están sometidos a la autoridad. [...] Permitir sentirme con el entendimiento de que me sujetaba a las demandas de la autoridad para hacer algo muy malo me habría asustado de mi mismo [...] Estoy completamente preparado para ir a la cárcel si no me es concedida la demanda de objetor de conciencia. De hecho, es la única vía que podría tomar para ser coherente con lo que creo. Mi única esperanza es que los miembros del jurado actúen igualmente de acuerdo con su conciencia [...]". Si alguien quiere saber más sobre dicho experimento pueden probar con este enlace http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Milgram. De la misma forma se puede dar el caso en una pareja, en la cual uno de los dos se enamora del otro y otro no (hablando de los enamoramientos de verdad, no de esos que hay hoy en dia). La persona que está enamorada de la otra debido a que el amor es ciego hará todo lo que la otra persona le diga y por tanto, si la persona que manda incurre a una equivocación inevitablemente induce a la equivocación también a la otra por el mero hecho de que la enamorada obedece a ésta última. Aunque la obediencia que realmente repugno es aquella en la que te dicen lo que has de hacer sin opción a rechistar porque solo hay que hacer lo que te dicen y punto, porque te lo dicen por "tu bien", cuando realmente no saben qué es lo que necesitas o que es lo que te hace bien a tí, porque insisto que no todas las personas piensan igual ni para todas es bueno lo mismo, es decir, hay que hacer lo que hay que hacer porque tienes que obedecer y ni lo pienses. Conozco a mucha gente que vive bajo el miedo y la represión de muchas cosas que son consecuencia de ser quien uno es por causa de esa obediencia que deben, sin siquiera pensar en las consecuencias que trae para su propia vida el obedecer sin cuestionar realmente dicha orden o como la disfrazan algunos, "sugerencia para tu vida porque creo/creemos que es así". Yo mismo cuando he sido más pequeño me he dejado llevar por dicha obediencia y realmente siempre me la he cuestionado (como hago con todo y como me dijo una vez mi buen amigo R) y digamos que mientras los demás se quedaban ahí estancados en lo mismo o soportando cosas que podían evitar a causa de la obediencia yo he sido capaz de salir sin problema alguno haciendo lo que decían de acuerdo con lo que pensaba o no. Aprendí a ver más allá y para mí esa frase es característica de las sectas religiosas. He ahí por qué odio esa frase y me río o simplemente sonrío cuando oigo a alguien decirla, con solo eso ya puedo saber como funciona una persona. Quién no usa la razón es bastante probable que jamás llegue a la verdad, al menos a tu verdad, no la verdad de otros, ya que si la verdad del otro es realmente verdadera, llegarás a ella por tí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada